• Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Linkedin
  • Súscribete a nuestros RSS

Publicidad

Opinión

  • Un problema como una noria

    23 de noviembre 2011

    El caso de la retirada de anunciantes de La noria, merced a la presión ejercida a través de redes sociales, me parece algo más que una anécdota o incluso que un caso puntual.

    Como casi todo, no es un fenómeno nuevo. En Estados Unidos es algo que ocurre con mucha frecuencia e incluso en España se ha dado algunas veces. En los primeros Noventa el programa Hablemos de sexo sufrió un ataque similar, aunque desde otras orillas ideológicas. Entonces los que hoy llamamos medios sociales no estaban ni en la cabeza de los más preclaros escritores de ciencia ficción. Los anunciantes escuchan ahora en directo el ruido social y no como entonces, las manifestaciones de asociaciones más o menos representativas o beligerantes.

    Pero los consumidores no son homogéneos. Si volvemos al ejemplo de Hablemos de sexo, entenderemos que con este asunto se puede abrir un melón muy peligroso en el que los anunciantes se vean, de repente, metidos en una dinámica infernal, sometidos a presiones de uno u otro lado. O desde más de dos lados, dada la complejidad de la sociedad actual. Pero, al tiempo, pienso que este melón se hubiera abierto antes o después, habida cuenta de los riesgos que asumen ciertas cadenas. ¿Qué se puede hacer? La solución también pasaría por una vuelta al pasado, cuando las planificaciones se hacían por programas y no por GRP´s. Es algo fácil de decir, pero casi imposible de hacer, dada la mecánica del mercado. Quizás cada anunciante debería de tener una guía ideológica propia, muy en la línea de la RSE, en la que su agencia de medios tuviera claros sus límites y guías. Eso obligaría a cada anunciante a definirse social e ideológicamente. Algo nada agradable.

    Hasta ahora, como suele decirse del dinero, los GRP´s no tenían corazón pero a partir del Caso Noria es posible que empiecen a tenerlo. Una tarea más que se suma a las ya numerosas que realizan las agencias de medios sobre un sistema de remuneración obsoleto. A mí, por otra parte, me gustaría que en esa guía se incluyese el no estar presente en páginas web que se enriquecen con la obra ajena, porque me acabo de dar una vuelta por ellas y he visto unas cuantas primeras marcas nacionales. Claro que, en esto, represento una opinión minoritaria, especialmente en el mundo de las redes sociales.

    Por David Torrejón

    TrackBack

    URL del Trackback para esta entrada:
    https://www.typepad.com/services/trackback/6a00e008db1b53883401539359e6c2970b

    Más abajo hay una lista de los enlaces de los blogs que hacen referencia a Un problema como una noria:

    Comentarios

    Publicar un comentario

    If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión


Publicidad