• Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Linkedin
  • Súscribete a nuestros RSS

Publicidad

Opinión

  • ¿Adiós a la cultura del coche?

    09 de mayo 2012

    Vivimos tiempos en los que a lo largo de la vida de un individuo se producen cambios orogénicos, capaces de levantar montañas y hundirlas también. Y no me refiero a cataclismos históricos, como la caída del Muro de Berlín, sino a la forma de comportarse de las personas. Ahora veo cosas que con 20 o 30 años habría considerado un disparate: el desprestigio de los creadores, la progresiva pérdida de importancia de la cultura del automóvil o el fin de los bailes agarraos.

    Lamentando mucho lo último, me referiré a lo penúltimo, que anticipaba yo en esta columna hace unos meses. Y es que se sigue ratificando por nuevos estudios que, hasta en Estados Unidos, donde si no tienes coche eres un paria social y donde sacarte el carné es lo más parecido a aprobar la catequesis, los jóvenes están, por lo que parece, empezando a pasar de los coches. Las razones son múltiples y hasta yo mismo, que leo revistas del motor desde los 14 años, soy capaz de entenderlas.

    Por un lado, ya se puede comprar desde casa prácticamente de todo (incluso coches). Por otro, tampoco es necesario moverse físicamente para estar en contacto con los demás en sentido restringido (churri) o amplio (pandilla). Y por último, el coste del combustible está por las nubes. Añadiría otras razones de cosecha propia como que el utilitario ya no es una válvula de escape imprescindible para huir de un entorno familiar opresivo. En romance paladino: hay otros sitios donde pelar la pava.
    Si yo fuera petrolera, de estas nuestras que aprovechan la Semana Santa para poner el carburante en su máximo anual (y normalmente histórico), me pensaría bien mi estrategia, o mejor dicho, mi táctica.

    Si quieren enseñar a los jóvenes, sus futuros clientes, lo bien que se pasa un puente en casita, en la habitación con la pareja y conectado a internet con los amiguetes, van por el buen camino. Supongo que las operadoras se lo estarán agradeciendo. No así los creadores, por razones obvias.

    Me gustaría que alguien hiciera un estudio histórico sobre la evolución del coste del carburante en relación con el consumo medio de los vehículos. Tengo la impresión de que sería revelador. Pero, esa es otra historia que, por cierto, no ha cambiado desde hace treinta años, y no me sorprende nada.

    Por David Torrejón, director editorial de Publicaciones Profesionales

    TrackBack

    URL del Trackback para esta entrada:
    http://www.typepad.com/services/trackback/6a00e008db1b538834016305579022970d

    Más abajo hay una lista de los enlaces de los blogs que hacen referencia a ¿Adiós a la cultura del coche? :

    Comentarios

    Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Publicidad